Lápices afilados y a la batalla

¿Quién lleva el lápiz de mando? Sí, el negro y amarillo que traza con precisión los contornos por donde hemos de pasear nuestras pinturas.

Otra vez se ha vuelto a extraviar. Otra vez se ha debido batir en duelo con el lápiz carboncillo y deben estar haciendo de las suyas a la luz de la luna en algún paseo de playa abarrotado de turistas.

Otra vez nos las tenemos que apañar solos. ¿Puntas afiladas? ¿Ojos abiertos?

¿Pero de quién ha sido la idea de dejarse el pelo largo? Justo se os adivinan los pies, las manos y las malas ideas que afloran de esos cuernecillos.

Esto no va a terminar bien.

¡Cuidadooooo! ¡Todos a cubierto! ¡Sálvese quién pueda!

El niño viene armado con sacapuntas y tijeras…

batallon

Anuncios

Un pensamiento en “Lápices afilados y a la batalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s